Gonzalo Klusener, la carta de gol del equipo de Lucas Bovaglio. Foto: Ariel Heideggen.