GONZALO, SÍMBOLO DE ATLÉTICO

Para éstas líneas, basta con mencionar el nombre: Gonzalo, para que todos sepamos de quién se trata.

A escasos meses de cumplir Atlético, 20 años consecutivos transitando los torneos oficiales de AFA, muy pocos de los 272 jugadores que pisaron el monumental en los 796 partidos, pueden darse ése lujo; cómo los integrantes de la familia: el abuelo, el primo o los amigos del barrio con los que creciste, sólo los muy cercanos se nombran simplemente por el nombre de pila.

Si es por CALIDAD: el hincha de Atlético sabe que si está Gonzalo en cancha, hay garantía de presenciar algo distinto: un taco, una gambeta indescifrable, un quiebre de cintura que desaira al rival. ¿Cuántos pueden brillar cómo él?. Digno heredero de Marcelo López, Pablo Quiroga o el “viejo” Carlos Alcides González, la calidad de éstos tipos se marca en cada pase, ya en el andar.

Si es por PRESENCIAS, es el tercer jugador que más defendió la celeste, con 225 actuaciones, sólo superado por Alejandro Castro y Daniel Dalmasso. A Gonzalo lo hizo debutar en primera Jorge Ghiso, entrenador que de “descubrir” talentos sabe y mucho. En las últimas fechas del torneo 97/98, zona campeonato, el pibe de 17 recién cumplidos entró por Bravo ante Talleres, en el mundialista Chateau Carreras, derrota 0-1. Pero fue “Lechuga Alfaro” quién en la temporada 98/99, lo puso definitivamente cómo titular y Gonzalo respondió con 13 goles, formando recordada dupla con Raúl “Speedy” González; la rompió en el octogonal de ése año, incluído el recordado 3-3 a Quilmes en Buenos Aires, que eliminó a los porteños y éstas actuaciones lo catapultaron a la reserva de Ríver. Sin chances en primera divisíón, volvió a Rafaela en la temporada 2000/01 con Alfaro e integró también el equipo de Ghiso 2001/02, verdadera “cocina” del campeón, dónde aparecieron en primera: Medrán, Iván Juárez, Zanabria, “chipi” Gandín, Hugo Barrientos y Federico García, entre otros. A ése mix de juveniles, Gonzalo sumó su experiencia junto a Forestello, Bovaglio, Clementz y lograron el ansiado ascenso con los campeonatos APERTURA 2002 y CLAUSURA 2003. Con Boca y Ríver, por los puntos, en el 2003/04, volvió a ser uno de los mejores y lideró la esperanza de la permanencia en la “A”, con 34 presencias y 6 goles convertidos: a los 23 años demostró ser un jugador de PRIMERA. Cómo enganche, de vuelta en la B Nacional 2004/05, se ilusionó con volver con aquella final de la reválida perdida ante Argentinos. La 2005/06 fue la última temporada con continuidad; luego tuvo su oportunidad en España dónde las lesiones le impidieron jugar y volvió el año pasado, para participar en los últimos partidos de la 2007/08 y sólo dos en la actual campaña.

Si es por los GOLES, Gonzalo es el MÁXIMO GOLEADOR en la historia de Atlético con 56 conquistas, superando a Víctor Grillo y a Horacio Pucheta. Desde el primero marcado en 1998 en Mendoza en la derrota con San Martín (todo un anticipo de lo que conseguiría Atlético en ésa cancha), hasta el último en el 2008 ante Ferro en el Monumental, Gonzalo regaló ese grito único a la “barra de los trapos” más que nadie.

Si es por FIDELIDAD a la camiseta, SÓLO JUGÓ OFICIALMENTE con la albiceleste. Por los vaivenes de la vida, el destino quizo que jugara siempre con la de Atletico. Gonzalo está tan identificado con el club, que para todos los que disfrutamos y celebramos éstas 20 temporadas, va a ser muy difícil verlo con otros colores.

Por todo ésto, los hinchas de la crema te decimos gracias…Gonzalo, diste mucho por la camiseta, demasiado. Jugadores cómo vos hicieron al celeste un equipo respetado, referente en la “B” Nacional y con un paso inolvidable en primera. Si no sos el REFERENTE de Atlético en éstos jóvenes 20 años en torneos de AFA, pega en el palo….aunque si estás vos, Gonzalo, seguro que va adentro.

La mejor de las suertes.

Andrés Adorni