LOS 100 PARTIDOS CONSECUTIVOS DE BAROVERO EN ATLÉTICO

Barovero: ¿El mejor de la historia?
A punto de cumplir 100 partidos en el arco Celeste, instalamos la discusión: ¿es el mejor arquero de Atlético en la era profesional?

Puede sonar a una despedida anticipada aunque, en definitiva, no se tenga la certeza que Marcelo Barovero emigre en junio. Porque si bien los derechos económicos de su pase fueron vendidos por Atlético, a ningún hincha 
albiceleste se le quita de la cabeza la ilusión de ascender a Primera división. Y dentro de esa esperanza del  simpatizante de la Crema está involucrada la figura del arquero continuando en barrio Alberdi, que sigue pensando en una permanencia de Barovero en el club en caso de cumplir con el objetivo de un nuevo desembarco en la elite del fútbol argentino.

Pero, más allá de lo que le depare el futuro al hombre nacido en Porteña el 18 de febrero de 1984, lo concreto es que se realizó la transacción que el jugador esperaba y que Atlético siempre precisa al autodefinirse como un club vendedor. Independientemente del equipo en el cual juegue Barovero a partir de junio, está cerrando un ciclo en Atlético y, por ende, se plantea el debate: ¿es el mejor arquero que tuvo Atlético en el profesionalismo? Una discusión repleta de análisis subjetivos que, además, es amplia porque la Crema tuvo muchos y excelentes arqueros desde aquel ascenso de junio de 1989 a la fecha. Los nombres de Ricardo Marino o Ezequiel Medrán surgen como productos genuinos, pero a la vez hay que tener en cuenta el rendimiento superlativo que tuvieron muchos de los que fueron contratados por el club, con la trayectoria y la jerarquía de Carlos Mario Goyén a la cabeza, pasando por Oscar Manis, Andrés Noguera, Rubén Areso, Julio César Gaona, entre otros.

Ese pibe de Porteña

Marcelo Barovero llegó a Rafaela con la ilusión a cuestas desde Porteña. Y aquí tuvo el visto bueno de Lito Bottaniz, por aquellos momentos encargado de la reclutación de jugadores juveniles.

Mientras alternaba sus entrenamientos entre Atlético y el seleccionado nacional Sub 17, 'Chelo' empezó a ser tenido en cuenta por los cuerpos técnicos del plantel profesional a tal punto que formó parte de la pretemporada que se realizó en Italia como consecuencia de la venta de Raúl 'Speedy' González al Brescia. En aquella temporada 2000, Barovero era el tercer arquero detrás de Andrés Noguera y de Ezequiel Medrán, pero la 
dirigencia albiceleste encabezada por el Dr. Gabriel Gaggiotti conjuntamente con el cuerpo técnico que componían el citado Bottaniz como ayudante de campo de Gustavo Alfaro, decidieron llevarlo al pibe -en desmedro de Medrán- 
para utilizar a los amistosos que se jugaron (entre ellos ante el propio Brescia y frente a la Reggina, ambos en la Serie A italiana por ese entonces) como una especie de vidriera internacional.

Su primera aparición en el plantel profesional fue el 8 de octubre del 2001, cuando por la novena fecha del Apertura 2001 Atlético visitó a Villa Mitre de Bahía Blanca. El Celeste ganó 2 a 1 y marcó la primera vez de 
Barovero firmando planilla oficial en la Primera B Nacional, aunque como arquero suplente.

Durante esa temporada fue otras 14 veces al banco siempre como suplente de Ezequiel Medrán, que había reemplazado en la titularidad al malogrado Sergio Schulmeister. Con 17 años, la chance de debutar aún no 
llegaba y menos aún durante la temporada siguiente, en la cual Atlético logró el ascenso a Primera división.

En ese torneo 2001/2002, Ezequiel Medrán atajó los 38 partidos que se necesitaron para llegar al objetivo y Barovero siempre estuvo en el banco esperando su posibilidad, que nunca llegó. Pero surge un dato anécdotico, 
digno de ser recordado: fue amonestado pese a no jugar ni siquiera un minuto. Fue ante la CAI, en Comodoro Rivadavia, debido a que ingresó a la cancha para festejar el gol de Rubén Darío Forestello.

Con el ascenso a Primera se abrió una nueva ilusión, aunque la innecesaria llegada de Angel David Comizzo lo retrotrajo nuevamente al lugar de tercer arquero del plantel profesional. Pero, sin embargo, por distintas 
'lesiones' de Comizzo, Marcelo volvió a sumar 15 partidos en el banco, siempre por detrás de Medrán.


El momento indicado

Con el inesperado descenso y la ida de Medrán a Boca, parecía que era el momento indicado para el de Porteña. Pero, otra vez, la dirigencia prefirió la contratación de otro arquero (llegó Rodrigo Burela) y determinó 
que Barovero siga siendo el suplente.

El momento del debut no llegaba más, se postergaba demasiado y hasta al propio 'Chelo', un hombre habituado al perfil bajo, alguna vez se le escapó alguna liviana queja pública. Todo hasta que a Burela le convirtieron 
13 goles durante las primeras siete fechas. Allí José Luis Brown decidió que era el momento para que la promesa de muchos años demuestre si estaba en condiciones de atajar en la Primera B Nacional.

El 1º de octubre de 2004, en partido correspondiente a la octava fecha del Apertura, Atlético recibió a San Martín de San Juan con la presencia de Marcelo Barovero entre los once titulares. El debut fue auspicioso, Atlético ganó 3 a 1 y a partir de allí el equipo enhebró cinco victorias consecutivas, recibiendo un gol de promedio por partido.

La temporada terminó con Atlético jugando la Promoción frente a Argentinos Juniors y Barovero cerró esa primera experiencia en el profesionalismo con 37 partidos jugados de manera consecutiva, en los cuales 
recibió 46 goles. Fue el puntapié inicial para una carrera que está a punto de llegar a los 100 cotejos consecutivos defendiendo la camiseta de Atlético.

Durante la temporada 2004/05 Barovero atajó los 38 partidos que Atlético afrontó durante los dos torneos y volvió a recibir 46 goles, manteniendo la valla invicta en 12 encuentros.

En la actual temporada, el arquero estuvo en los 21 partidos que se disputaron y por primera vez ha logrado tener menos goles en contra que partidos jugados: 14. Además, hoy tiene la valla menos vencida del campeonato e incluso logró mantener el arco en cero en 12 partidos.

En total, Barovero suma 99 partidos (con 109 goles en contra) como titular de manera consecutiva, sin perderse ninguno desde el día que debutó frente a San Martín de San Juan.

Cuando Ezequiel Maittini dio inicio al partido del pasado sábado entre Atlético y San Martín de San Juan, Marcelo Barovero se convirtió en el arquero que más veces defendió el arco celeste durante el profesionalismo, 
incluyendo la temporada en Primera división.
Pero antes de Barovero, por Atlético pasaron 17 arqueros desde la temporada 1989/90, cuando el Celeste debutó en la máxima categoría de ascenso del fútbol argentino.

Hoy, con el hombre de Porteña a punto de cumplir 100 partidos, ofrecemos un repaso de todos los guardametas que pasaron por la institución de barrio Alberdi, comenzando con el recordado Ricardo Marino (5 partidos), 
que fue partícipe de aquel gran equipo que ascendió al por entonces Nacional B.

Luego recaló en Rafaela otro excelente jugador: Oscar Manis (44). Fue el primer 'importado' y marcó una época que también incluyó a otros foráneos que son recordados aún hoy por sus actuaciones defendiendo la casaca 
albiceleste, como Andrés Noguera (85), Rubén Areso (81), Gustavo Tognarelli (58), Julio César Gaona (27) y Marcelo Golinowski (13).
Además, existieron productos locales como Ezequiel Medrán (79), Sergio Podio (1) y Gabriel Stepffer (9).

Y hubo además algunos que pasaron por el club sin pena ni gloria, como Rodrigo Burela (7), Sergio Schulmeister (23), Juan Carlos Maciel (34, fue el único que convirtió un gol, de penal, en Mendoza), Roberto Cabrera (13) y 
José Escobar (3).

También existieron aquellos que llegaron precedidos de una gran experiencia previa pero que no demostraron absolutamente nada (como Angel David Comizzo, 24 partidos en Primera División), aunque la antítesis es sin 
dudas lo de Carlos Mario Goyén Prieto que, aunque en la parte final de su carrera, le dio un toque de calidad indiscutida a la actualidad de la Crema cuando promediaba la década del '90, defendiendo 98 veces el arco celeste.