PARA SER DE PRIMERA, NO HACE FALTA JUGAR EN PRIMERA...

Ref.: Partido revancha de la promoción ante Argentinos.

El hincha es la esencia del fútbol, sin ellos en las tribunas, sin ellos escuchando la radio, sin ellos mirando la televisión, sin ellos polemizando y discutiendo antes y después de cada partido, el fútbol no tendría razón de ser.

Es cierto que hoy el poder económico a hecho aparecer algunos equipos con pocos hinchas, pero "el fútbol" esta repleto de seguidores y eso es lo esencial.

Y vos que sos hincha de Atlético, que tenés una banda fanática, numerosa y de corazón grande, hoy tenés que estar orgulloso de ser hincha de los colores que elegiste.

Ayer viajaste un montón de kilómetros y llegaste bien temprano a la cancha.

De a poquito empezaste a vestir de celeste y blanco una tribuna que estaba muy fría y vos abrigaste con los colores de la Crema. Le diste calor con tus banderas, con esas mangas infladas que levantabas con tus manos, hiciste que esa tribuna hable, la hiciste cantar, hiciste de su tejido un mural lleno de mensajes. Hiciste que el país del fútbol hablara de lo bien vestida y la pilcha que lucia ese cemento escalonado de la casa de Maradona.

Vos ayer no tenías un espejo gigante y hoy quizás puedas verte en una foto o en la televisión, fueron entrando 1, 2, 3, 4, 5, 20, 50, 100, 500, 1000, 1500, 2000, 3000, y casi sin darse cuenta eran unos 3500. Hombres y mujeres de todas las edades, gente grande que llegaba con muchas fiestas en su larga trayectoria como hinchas y muchos pequeños que empiezan el camino y son los hinchas del futuro.

Cuando salió tu equipo lo saludaste y lo conmoviste, lo hiciste sentir de Primera porque en esa tribuna había una hinchada de primera. Y en ese terreno ayer ganaste por goleada.

Gritaste, cantaste, sufriste, te tenías mucha fe, te llamaste al silencio, pensaste que la mano estaba muy complicada, y todo se te nubló con los goles de Argentinos.

Terminó el partido y no era el final soñado, pero igual aplaudiste a tus jugadores, recibiste sus obsequios, entraste a la cancha para abrazarte, consolarse y desahogarse mutuamente, y demostraste que tu amor es mucho más que un resultado.

Yo sé que te volviste a tu casa sin el regalo que fuiste a buscar tan lejos. Yo sé que para disimular tu pena quizás no tengas maquillaje. Quiero decirte que el único maquillaje tiene que ser tu camiseta, andá, buscala, ponétela, sentila y sentite orgulloso, porque tu querido Atlético en 98 años te dio un montón de cosas que otros no tienen y que razonablemente te van a envidiar.

Si sos hincha de Atlético sentite grande, junta tus glorias y salí a la calle, con la camiseta claro, sentila y vas a ver lo que pesa, porque en su interior está llena de momentos inolvidables y porque no te hace falta jugar siempre en primera, para ser de Primera.