ATLÉTICO LOGRÓ IMPONERSE A UNIÓN POR 2 a 1

Diario EL ORDEN de Santa Fe - Lunes 15 de Mayo de 1933

Ante una numerosa concurrencia entre las que pudo notarse un numeroso grupo rafaelino que vino con el tren especial, se disputó ayer en la cancha de Unión, el match oficial entre los primeros equipos de los locales y el de Atlético.

La tarde propicia hizo que desde temprano se aglomerara la gente en las ventanillas en procura de entrada y a la hora del partido eran muchos los que estaban ya dentro de la cancha.

A las órdenes del referee Rogelio Loria, los equipos se alistaron de la siguiente manera:

UNIÓN DE SANTA FE: Lerroux; Angelini, y Gómez; Monzón, Caffaratti y Ulla; Vergara, Wilde, González, Noé y Rubio.

ATLÉTICO: Bernardi; Colombero y Morganti; Ferreyra, Gulino y Segova; Biscardi, Dipampelli, Gigena, Ledesma y Depoli.

A los 10' del Primer Tiempo, Atlético abre el score, de la siguiente manera: Depoli centra, Lerroux detiene a medias en la línea del goal y, Dipampelli con un golpe de cabeza anota el tanto de apertura, ante los aplausos de sus parciales. 

A los 21' del Segundo tiempo, y a pesar del dominar netamente Unión, Atlético consigue aumentar el score, por intermedio de Gigena, que aprovecha una falla del arquero. 

A los 35' del Segundo Tiempo, Noé descuenta ventajas en un centro de González, shoteando a una esquina. El evidente dominio de los locales hacía prever esta caída que se produjo tras no pocos esfuerzos. 

Resultó ampliamente justificada la expectativa que había despertado el match Unión vs. Atlético, por cuanto el motivo de la misma era la resistencia que podía ofrecer el aguerrido conjunto rafaelino al campeón de la temporada anterior. De acuerdo al resultado del partido la realidad superó a las previsiones de los aficionados, ya que no sólo fue resistencia la que opusieron los visitantes, sino que se plantaron tan firmemente frente a su adversario que le arrebataron la victoria. Es pues, en ese sentido y teniendo en cuenta el entusiasmo con que se jugó en los 90' de juego, que el partido respondió al interés despertado porque en lo que se refiere a la calidad de las acciones, no podrían resistir a una crítica serena. Faltó coordinación en ambos equipos, pero justo es consignar que las fallas se disimularon en una buena parte por la forma como se prodigaron los jugadores. Se gustó, pues, ayer en el field unionista de un buen espectáculo.

En cuanto al resultado de la brega si fuéramos a apreciarlo de acuerdo al tiempo que uno y otro equipo se mantuvo en la ofensiva, la derrota de Unión no resulta justa, porque fuera de la primera mitad del tiempo inicial en que los visitantes se desenvolvieron con suma rapidez y peligrosidad, incursionó más en el campo enemigo, especialmente en el segundo período-. Pero no es así como debe deducirse la lógica de los resultados. Desde el momento que los partidos se definen con goals, hay que considerar quienes fueron más resueltos o hábiles para conseguirlos y en ese sentido, el de la decisión frente al goal y visión del arco, los rafaelinos superaron a los locales, pese a que el segundo tanto lo señalaron por una falla visible del goladkeeper Lerroix. Es pues merecido el triunfo conquistado por Atlético. Unión dominó pero fue una presión estéril la que ejerció, no sólo porque no logró traducirla en goale, sino también porque sus ágiles no hallaron el medio de colocarse en situación de probar al arquero adversario , con la frecuencia que debía haber correspondido a la cantidad de avances llevados. En cambio Atlético que supo aprovechar bien las oportunidades que se le presentaron, supo luego de defenderse con tesón y entereza, destacándose en esa labor, Morganati, Bernardi y Segovia, en orden de méritos. Repetimos, entonces, que hallábamos la victoria de los visitantes de acuerdo con lo que aconteció en el field.