El mediocampista Guillermo Marino se convirtió en el primer refuerzo

Guillermo Marino brilló con la camiseta de la Universidad de Chile entre 2010 y 2013 donde consiguió cinco títulos.

(03/01/2015) Guillermo Andrés Marino se convirtió hoy en la primera incorporación para el equipo de Roberto Sensini con vistas al torneo de Primera División 2015. Marino nació en Los Surgentes (Córdoba) el 2 de febrero de 1981 y debutó en Primera División en Newell's Old Boys de Rosario en el 2000, primero pasó a Boca Juniors, luego a Tigres de la UANL, después regresó a Boca, años más tarde pasó a la Universidad de Chile y por último jugó en su último equipo Boca Unidos de Corrientes en la "B" Nacional.

En 2000 debutó en Newell's, si bien el primer semestre bajo la dirección técnica de Héctor Veira no tuvo lugar entre los titulares, se ganó su lugar en el segundo semestre, de la mano del Tolo Gallego, para así consagrarse campeón del Torneo Apertura 2004, logrando ser la gran revelación de aquel torneo.

Luego de un conflicto contractual que lo dejó seis meses inactivo, fue fichado por Boca Juniors a mediados de 2005. Con dicho club obtuvo cinco títulos (dos locales y tres internacionales) en la temporada 2005/06. Se consagró campeón también de la Copa Libertadores 2007, aunque solo estuvo presente en algunos encuentros de dicha competición.

En el año 2007 fue cedido al club Tigres de la UANL de Monterrey (México), solicitado por Américo Gallego, donde nunca pudo trascender y no renovó su contrato.

En junio del 2009 volvió a Boca Juniors. En su primer partido en el Torneo Apertura 2009 ante Argentinos Juniors, entró en el segundo tiempo marcando dos goles y evitando la derrota de Boca, partido que terminó 2 a 2, pero luego no volvió a sobresalir y, sin lugar en el equipo, la dirigencia lo dejó libre.

En agosto de 2010 pasa a Universidad de Chile, equipo donde consigue el Torneo Apertura y Clausura 2011, la Copa Sudamericana 2011, el torneo Apertura 2012 y la Copa Chile 2012/13.

Tras su salida de Universidad de Chile, Marino estuvo en inactividad durante cerca de un año, época en que sufrió un accidente automovilístico junto a su esposa tras chocar con un caballo en la ruta provincial Nº2 de Córdoba, donde el jugador resultó ileso pero su esposa debió ser hospitalizada de urgencia. Asimismo en esta época, varios clubes se interesaron en los servicios del mediocampista, entre ellos Alianza Lima, Santiago Wanderers e incluso la misma Universidad de Chile, pero no se logró llegar a acuerdo. Finalmente en julio de 2014, Marino logró negociar con el club Boca Unidos para su flamante regreso a las canchas.

Dejá tu comentario sobre la noticia:

Ver noticias anteriores