Arnaldo Rafael Celestini escribió algunas líneas de reflexión antes del debut

Atlético debutará hoy Viernes a las 19 hs. ante Huracán.

(05/02/2016) Perdón Vladimiro… y en nombre tuyo, perdón a todos los que vistieron la casaca del Celeste y recibieron los pinchazos de mi pluma inconexa. Te nombré tanto Vladimiro Bahl, que la verdad, me terminé encariñando con vos.

Me encuentro en un momento de reflexión, un poco sensible, alejado de los comentarios futbolísticos. Es este mi pedido de disculpas, mi arrepentimiento por haberte criticado, a vos y a tantos otros que lucieron los colores cremosos. Es justo decirlo, lo mío fue pura envidia, porque vivieron lo que yo siempre soñé, y sólo quedó en un sueño al apoyar la cabeza en la almohada, el de jugar al menos unos segundos en Atlético.

Perdón Aquilino, Agualimpia, perdón Galleguillo y también Agotegaray. Mi posición de hincha antes que de profesional, me lanzó a escribir desde la pasión, perdiendo la cordura. Me hubiese gustado estar en su lugar, al menos un segundo, pisando el césped del Monumental.

Perdón Cigogna, perdón Marcio Torres y también Daniel Plana. Me guste o no lo que hicieron, tuvieron el privilegio de jugar en mi querido Atlético. Muchas de las críticas partieron de la impotencia por no poder saltar desde la tribuna y rematar al ángulo, cortar una jugada de riesgo, patear un tiro libre o atajar algún penal.

Perdón Burella, sí, vos que pediste perdón cuando tuviste una tarde floja, ahora te pido yo disculpas por algún que otro improperio que te he lanzado. Y lo tengo que decir también, perdón Capogrosso, porque luego de aquella tarde triste del bosque, fuiste el blanco de las críticas más fuertes, que incluso fueron más allá del terreno de juego. Perdimos en la cancha uno de esos partidos increíbles, casi de ficción, un verdadero golpe para nosotros. Como hincha me llevé la mayor angustia futbolística vivida en un estadio, incluso más que cuando descendimos en el Monumental. Seguramente, aquellos de La Plata fueron los peores 15 minutos jugados por un equipo de Atlético, ni más ni menos que eso. Y eso que nuestro último torneo fue malo eh, ni hace falta que lo recuerde.

Perdón Vladimiro, ya te dejo tranquilo. Si hasta me dan ganas de abrazarte, porque vos supiste lo que es vestir la Albiceleste de Atlético, en aquellos tiempos en los cuales anhelábamos llegar a la Primera.

Hoy estamos comenzando un nuevo torneo, en esa Primera división soñada no hace tanto tiempo. Hoy resulta normal vernos en la máxima categoría, así que valoremos esa condición, para revertir lo hecho en el último torneo, y jugar para cuidar nuestro lugar de privilegio.

Un equipo que comienza sin jugadores del club entre sus titulares, contrariamente a lo que marca la historia de nuestra Institución. Una incógnita en cuanto a cómo rendirá este plantel. Muchos jugadores nuevos, que llegaron con el bolso cargado de ilusiones como alguna vez llegó el Plumero Gómez, Cristofanelli, y la lista es interminable. Y Nuestras ilusiones, depositadas en los once protagonistas de cada jornada, quienes tienen el privilegio de vivir lo que el hincha alguna vez soñó: vestir la camiseta de Atlético.

Perdón Vladimiro, y en nombre tuyo a todos los que pasaron por el Club y fueron salpicados por mi tintero incongruente.

Los jugadores seguirán pasando, y acá estamos nosotros, los hinchas, soñando que entramos un rato para empujar la pelota a la red y para mantener en lo más alto nuestro nombre, el de “Atlético de Rafaela”.

Con todo respeto y cariño.

Arnaldo Rafael Celestini.

Dejá tu comentario sobre la noticia:

Ver noticias anteriores