LOS 1000 GOLES DE LA CREMA

Con el partido del viernes, Atlético Rafaela disputó 751 partidos en la Primera “B” Nacional, anteriormente denominada Nacional “B”, siendo la institución de mayor permanencia en la máxima categoría de ascenso. En esa enorme cantidad de encuentros jugados, la “Crema” convirtió nada menos que 1000 goles.

Pasaron 19 años y 166 días de la primer conquista. Paradójicamente fue Oscar Garré, luego entrenador de Atlético en la temporada 2005/06, el que marcó el primer tanto a favor de los “celestes”. Fue el 11 de junio de 1989, cuando por el torneo Dodecagonal por un lugar en Primera División, el equipo recién ascendido de Horacio Bongiovanni enfrentó al gigante Huracán. El “Mago” la metió en contra de su valla y puso el 1-0 a pocos segundos de comenzado el encuentro. Luego Mohamed, Herrero, Quiroz y compañía pusieron las cosas en su lugar y el “Globo” se llevó el partido con un 5-3 y luego la llave.

El primer gol que Atlético convirtió en fase regular fue el 13 de agosto de 1989 y en la cancha de Platense. En la primera fecha del campeonato 1989/90 fue empate en uno con el Deportivo Armenio y Calos Marcelo Fuentes, hoy DT de la “Crema”, abrió el marcador.

Allí arrancó la era más importante para el fútbol de Atlético y de Rafaela. Cada fin de semana el club de barrio Alberdi sostuvo batalla tras batalla en la categoría de ascenso, en una continuidad que pronto cumplirá 20 años, intercalada con el “postre” de haber jugado durante un año en la Primera División. Cada uno de esos partidos fue seguido por el hincha y por la opinión pública deportiva y, obviamente, tuvo como situación cúlmine cada uno de los goles que se gritaron en el “Monumental” y en cada cancha del país.

ESTIRPE GOLEADORA

Luego de ese tanto que marcó Garré llegaron otros 999, que se gritaron con mayor o menor intensidad y que tuvieron más o menos trascendencia. Lo cierto es que muchos de sus autores quedaron para siempre en el recuerdo del club.

Gonzalo Román Del Bono, el máximo goleador de Atlético en el profesionalismo, encabeza la lista de los “canionnieri” (tiene 49 goles). Pero también otros grandes delanteros contribuyeron a esta cifra, como el explosivo Víctori “Pepe” Grillo (43) o el “Pucho” Horacio Rafael Puchetta (29), acaso uno de los mejores futbolistas que pasaron por el “Monumental”. En el rubro “goleadores” podemos citar otros casos emblemáticos para la camiseta “celeste”, como el rápido Raúl “Speedy” González (27), el contundente Franco Mendoza(27) o el potente “Topo” Oscar Armando Gómez (23). También hubo atacantes que jugaron sólo una temporada en Rafaela y cumplieron con lo que venían a hacer, como el “Bocón” Torres (19) y Claudio “Taca” Bieler (16). Uno que sin dudas ocupará eternamente el sitial de los elegidos es Rubén Darío Forestello, que en la “B” anotó 19 tantos y fue héroe del ascenso.

Algunos mediocampistas, que disputaron varios torneos con la “albiceleste”, aportaron gran cantidad de conquistas. Carlos Alcides González (27) es el volante que más veces la metió, pero fue importante lo hecho por Federico García (26), Iván Juárez (24) y Fernando “Nano” Clementz (21), entre otros.

Como en todos los clubes, hay defensores que se destacaron por sus capacidades en la última línea y también en el arco de enfrente. Jugadores como Gustavo Semino (13), Alejandro Castro (12), Javier Berzero (8) o Lucas Bovaglio (8) se anotaron seguido, casi siempre gracias a sus excepcionales condiciones para el juego aéreo.

Entre esos 1000 goles, entre los que se registran 21 en contra, hay uno anotado por un arquero. La “Araña” Juan Carlos Maciel fue el autor, a través de un tiro libre penal.

PURA ESPUMA

Cada tanto los hinchas recuerdan nombres de jugadores que llegaron con el mote de “goleador” y que pasaron con más pena que gloria por Rafaela. Sus contrataciones ocuparon muchas páginas y muchos minutos de aire en los medios de comunicación, pero luego fue muy poco lo que aportaron. Algunos de los que recordamos son Claudio Javier Nigretti (que convirtió 6 tantos), el “Fantasma” Sergio Oddine (6), Daniel Bazán Vera (5), el “Lobizón” Víctor Nazareno Godoy (4), Leonardo Iglesias (3), Gabriel Pierino Pedrazzi (2), Roberto “Fito” González (2), Ariel Francisco Santoro (1).

Todos ellos llegaron para darle al equipo del momento la cuota de gol que necesita todo equipo para hacer una buena campaña y muchos a través de grandes inversiones por parte de la dirigencia. La mayoría jugó apenas 6 meses para Atlético y ninguno sobrevivió en el plantel luego de una temporada.

LOS QUE VIENEN

Santigo Malano convirtió dos ante Belgrano y Fernando Merlo cerró la fiesta para llegar a los 1000. Hubo muchos goles que se gritaron con algo más que la garganta, como el penal de Hugo Querini a Quilmes en el campeonato 1989/90 (el noveno de la serie), el gol de Pucheta a 9 de Julio en la Reválida (el número 140), el de Leonardo Selenzo a Unión en la temporada 94/95 (281) o, por supuesto, el del “Chipi” Gandín a San Martín de Mendoza (765).

Quizás uno de los que más se gritó fue el que “Pepe” Grillo le metió a San Martín de Tucumán el 16 de julio de 1995, en el partido de vuelta de la semifinal del Reducido. Pero entre el sargento Daniel Jiménez y el juez de línea Abraham Serrano impidieron el tanto número 308 y la “Crema” no pudo jugar con Colón por el ascenso a Primera.

Ojalá que vengan muchos goles más y que sirvan para el bien de los equipos de nuestra ciudad. Por lo pronto, se agradece por el camino recorrido. Por 1000 más. (Basado en una investigación de Diego Oviedo).

Gonzalo Del Bono 49

Víctor Grillo 43

Horacio Puchetta 29

Carlos González 27

Raúl González 27

Franco Mendoza 27

Federico García 26

Iván Juárez 24

Oscar Armando Gómez 23

Fernando Clementz 21