FECHA 11º: LANÚS 1 - ATLÉTICO DE RAFAELA 1

¿Borges o Cohelo?

(01/05/2013) Hola! Yo soy uno, y quiero compartir las sensaciones que me dejó el último partido de la Crema...

Si bien cuando vamos a la cancha carecemos de las repeticiones instantáneas en ultra-deluxe-slow-motion donde se ve en perfecto HD los agarrones en el el área que nos indignan a todos, ni tenemos el fantastico telebeam de última generación con el que podemos conocer la posición del delantero con respecto al penúltimo jugador rival---dentro de una incerteza de varios centímetros---existen algunas innegables ventajas. Una es que no hace falta escuchar las gansadas que tienen para decir los periodistas de Buenos Aires, para no mencionar la participación del sexo débil en los comentarios que trajo aparejado el "fóbal para todos y todas". La segunda ventaja es que uno puede putear al ámbitro con una probabilidad no nula de amedrentar a Pompei. Y, last but not least, que uno ve toda la cancha y no solamente el cachito que las cámaras y el director quieren mostrar.

En la primera jugada en la que justamente aproveché este hecho para mirar cómo se paraban los equipos. Córner desde la cacofónica izquierda, y Burruchaga mete a ocho en el área y deja a tres para la contra en la mitad de cancha. Los dos centrales de Lanús se miran y le indican al marcador de punta por la derecha (Izquierdoz, de ahí la cacofonía) que suba que total tenían todo controlado. En un instante pensé "ay que lindo que salga rápido la pelota del área que los agarramos mano a mano uno contra uno. Y al siguiente instante estaba escuchando un grito de gol con un retraso de un tercio de segundo.

A partir de ahí, fue un verdadero paseo. Lanús iba ganando, tocaba en su campo y Atlético ni salía ni se la podía quitar. Es cierto, empero, que tampoco había muchas ideas para llegar al segundo. Lo mismo que resalté en la mirada anterior: treinta metros entre la línea de cuatro y los dos delanteros configura un equipo corto al que es difícil entrarle. Y de paso cañazo de tanto tocar y pisarla, en alguna la pueden pifiar. Intercepción de Serrano con corrida hacia adelante, gran movimiento de López para quedar libre sin caer en el off-side y definición magistral con cara interna del pie derecho, al estilo de las que nos tenía acostumbrados en el ascenso. De otro partido.

Con el fóbal me pasa lo mismo que con el arte. No sé nada de esta disciplina, pero sí puedo disfrutarla y saber si más o menos algo está bien hecho o no. Por ejemplo, no podría yo pintar un cuadro o escribir un libro. Pero sí puedo decir que Borges escribe fantástico y de lo Cohelo es una bazofia tras otra. Bueno, lo mismo me pasó en el entretiempo. Puesto en los zapatos del Burru, no sabría yo que hacer ni qué decir para lograr el cambio de actitud y de juego que vimos todos. Capaz era sólo cuestión de hablar. Capaz que Aquino vio algunos puntos flacos con su vista de águila y era cuestión de retocar algunas posiciones. Capaz que no había que hacer nada y el gol de Johnatan fue la bomba anímica. No lo sé. Pero estoy contento y tranquilo, como ya dije en alguna otra mirada, sabiendo que tenemos dos o tres tipos que más se parecen a Borges que a Cohelo subiéndose al bondi celeste que va al autódromo todos los días. Y de yapa, no le tiembla la mano cuando tiene que imprimir la planilla donde se leen ocho apellidos de las inferiores del club. Para pensar un rato.

Comentario del segundo tiempo: podríamos haberlo ganado como perdido, indistintamente. Pero, si 1 punto (que vale 1.5 en la tabla de las tres temporadas) suma como loco, no hace falta decir lo que significan 3 (4.5). Y, aprovechando nuevamente las bondades que ir a la cancha provee, pude ver cómo nos comimos el triunfo en tiempo de descuento. No pude ver bien quien fue (creo que Serrano) el que, en tiempo cumplido, roba una pelota en la medialuna del área nuestra con todo Lanús en ataque. Viendo que López estaba muy solo, quiso hacer la personal y termino dilapidando una contra que hubiese sido letal.

Cito y copio desde la página de la FIFA:

-----8<----------8<----------cortar aquí---------8<----------8<-----

REGLA 11: FUERA DE JUEGO

Posición de fuera de juego

El hecho de estar en una posición de fuera de juego no constituye una infracción en sí.

Un jugador estará en posición de fuera de juego si:

- se encuentra más cerca de la línea de meta contraria que el balón y el penúltimo adversario

Un jugador no estará en posición de fuera de juego si:

- se encuentra en su propia mitad de campo o
- está a la misma altura que el penúltimo adversario o
- está a la misma altura que los dos últimos adversarios

---->8---------->8----------cortar aquí--------->8---------->8-----

Ahí estaba el Johna. En el círculo central, muerto de ganas de salir salir corriendo y quedar mano a mano con Marchesín pero esperando atrás de la mitad de cancha a que se la tiren larga, recordando la regla 11 del fóbal. El pase nunca vino, porque Walter (perdón si no fuiste vos, ídolo del ascenso, tractorcito del mediocampo y artífice del gol que nos valió este puntazo) pensó que su compañero estaba en off-side cuando no lo estaba. Hay que leer los PDFs hasta el final y no sólo mirar los dibujitos.

 

Gran párrafo aparte de hoy, repetido con respecto a la mirada contra All Boys pero incrementada por reincidencia. Arribo al estadio Néstor Pérez Díaz. Diálogo con los encargados del molinete de Lanús:

-- ¿Dónde se compran las entradas?
-- Tienen que ir a las boleterías.
-- ¿Dónde están?
-- Hagan dos cuadras para allá y una para allá
-- ¿Me mandás a la boletería local con la camiseta de Atlético a comprar la entrada?
-- Acá no se venden.

Yo no sé ni me interesa saber de quién es la responsabilidad, si es que los de Lanús son unos forros y a propósito no llevan un talonario de entradas a la puerta visitante o es que la gente de nuestro club encargada de ese tipo de logística es tan inoperante como estúpida. Cuando hay dinero de por medio (en este caso $60 por pera) se trata de una actividad profesional. Y quiero pensar que los profesionales que se dedican estas tareas, si no son idóneos, se los echa a la mierda y se los deja sin trabajo por pelotudos, como de hecho observo que sucede en el campo de mi propia actividad profesional. Sucede que es una terrible falta de respeto a los socios que vamos a la cancha en condición de visitante que tengamos que compartir una cola para comprar entradas con hinchas del equipo contrario, incrementando además la probabilidad de que se den situaciones de violencia. Para dar una idea de la magnitud de la falta de respeto al grupo de cuatro socios del que yo era parte, imagínense amigos que terminamos sacando la entrada en un trailer instalado en la intersección de Víctor Manuel y Av. Mitre, teniendo en cuenta que no conocíamos el barrio y tuvimos que dar varias vueltas y preguntar dónde demonios estaba el famoso trailer de las entradas. Más aún, tuvimos que pasar otro cacheo policial ubicado en el ingreso local que nos hizo sacar las camisetas que habíamos intentado disimular en los bolsillos y bajo las camperas. Si eso no es falta de profesionalismo e idoneidad es directamente estupidez lisa y llana. En un primer principio pensé que se trataba de una falta del Club Lanús, pero luego recordé que situaciones similares vivimos en la cancha de San Lorenzo y en la de All Boys. ¿El factor común? Atlético de Rafaela. ¿Responsables? Los mismos que todavía necesitan que el socio vaya a pagar la tarjeta Sólo Fútbol en efectivo en épocas donde un click mueve más toneladas de guita que Fariña. Para pensar un rato.

 

En resumen, conseguimos un puntito de visitante que nos hace llegar a 130.5 puntos y que estira el invicto. Se vienen ahora los sanjuaninos de la mano del Yagui. Domingo ideal para mirar el Boca-River, que se maten los porteños y después copar las tribunas en Alberdi, llenarnos las gargantas de aliento y el corazón de felicidad.

 

Un saludo para toda la banda cremosa
uno



Dejá tu comentario sobre el texto:

Ver textos anteriores