FECHA 18º: NEWELL'S  OLD BOYS 3 - ATLÉTICO DE RAFAELA 0

Singing in the rain

El juvenil Pablo Gaitán cumplió un buen partido en su debut. Foto: Diario Olé.

(04/12/2012) Hola! Yo soy uno, y quiero compartir las sensaciones que me dejó el último partido de la crema...

Igual que la calandria que azota el vendaval, de nuevo estoy de vuelta después de larga ausencia. Es que la semana post-partido contra Colón---a favor de la poco feliz designación del horario del lunes feriado a última hora---tuve una semana complicada, donde cada uno de los santos a quienes les debía una vela vinieron a reclamármela con la mayor desfachatez. Y aquí estoy, recién llegadito de Rosario mojado hasta la pera y también debiéndole velas a otros santos, también a favor de la poco feliz designación del horario de lunes no feriado a las cinco de la tarde. Menos peso en AFA que el hidrógeno, pero bueno, esto es fóbal, qué querés.

Indecibles penurias tuve que pasar para poder ver el primer triunfo en partidos oficiales contra Colón. Pero la verdad es que todo valió la pena. Ustedes estarán conmigo en que fue un momento único y sublime: ganamos tres puntos importantísimos y se la dejamos adentro a los sabaleros. Lito y los pibes la rompieron la verdad!

Una semanita después, otras indecibles penurias tuve que pasar para poder ver una nueva derrota en condición de visitante. Pero, ¿saben que? Ni me dolieron las tres pepas. Cuando en el entretiempo estaba esperando para comprar el correspondiente chori de gato escuché a unos muchachos decir que era el mejor partido de visitante del torneo. Y tuve que coincidir---al menos hasta ese momento---con ese concepto.

Después bueno, la historia del qué hubiera sido. Del si yo fuera rico. Del efecto mariposa. Que si no entrábamos dormidos capaz que ganábamos. Que si la del Yimi entraba en lugar de pegar en el travesaño. Que si tanto el marcador como el arquero se dedicaban a defender en lugar de levantar el brazo en el segundo de Newell's. Etcétera. Pero también hay que pensar qué pasaba si la de Carignano en contra con Colón entraba. O qué hubiera pasado si el Guille no atajaba el penal contra Tigre. Y así podemos seguir para atrás, con que si no entraba el tiro libre del negro de Gimnasia, o el último cabezazo del tres a tres. O el tiro en el travesaño de Franco Mendoza contra Argentinos en el 2005. Bueno, esto es fóbal, que querés.

Fede González tuvo contra Newell's una jugada calcada---¡que antigüedad!---a la del primer gol contra Colón. Y otra vez resolvió mal: los manuales dicen que la definición al primer palo es arriba y al segundo es abajo. En una tuvimos suerte y el arquero se la morfó. En la otra desperdiciamos la ocasión de gol más clara del partido. Bueno, esto es fóbal, qué querés. 

El párrafo aparte para La Barra de los Trapos. Primera vez en la historia que le estábamos ganando a Colón 2 a 0, después de haber tenido que bancarnos médicos marcadores centrales, incontables historias cada vez que íbamos a Santa Fe a esa cancha de mierda, desmanes proferidos por dichos inadaptados en nuestro coqueto barrio Alberdi. Y después de todo esto, a los cuarenta del segundo tiempo, habiéndolos callado tanto dentro como fuera de la cancha... nos ponemos a cantar "Sobreviviendo" de Jaime Torres. SOBREVIVIENDO!? Era uno de los momentos más gloriosos del club, los jugadores necesitaban que todo el estadio grite el caballito de batalla "y dale dale dale cré"---un "soy celeste soy celeste" también podría haber sido aceptado---y a la barra se le ocurre cantar "vamo el celeste" con la música de Sobreviviendo. Varias veces ya me han hecho poner nervioso con las canciones que cantan en ciertos momentos del partido, pero esta vez me sacaron completamente. ¿Tan duros están que no saben qué es lo que pasa en el partido? ¿No hay uno que zafe y que dirija de forma más o menos coherente? Bueno, esto es fóbal, qué quiero.

Muchachos y muchachas. Me escapé del laburo para ir al Parque Independencia. Me cagué mojando y me comí tres pepas. ¿Pero saben qué? Igual estoy feliz. Feliz porque todavía me dura el 2 a 0 sobre los muertos de Colón, y feliz porque tengo la oportunidad de alentar al equipo del que soy hincha mientras juega en la primera división. Feliz de poder once camisetas como las que yo tenía puesta a mis tres añitos a lo largo y a lo ancho del país. Y feliz, porque de vez en cuando, ganamos algún partido. Me comí tres pepas y no me dolió. Me cagué mojando y no me dolió. Esto es fóbal.


Un saludo para toda la banda cremosa
uno



Dejá tu comentario sobre el texto:

Ver textos anteriores