FECHA 12º: ATLÉTICO DE RAFAELA 2 - SAN MARTÍN DE SAN JUAN 1

Partido bisagra

(07/05/2013) Hola! Yo soy uno, y quiero compartir las sensaciones que me dejó el último partido de la Crema...

Aunque comúnmente en los ámbitos periodísticos---de los cuales estas líneas se encuentran en una dirección perfectamente ortogonal---se haga referencia a la construcción del título de esta columna, lo que ocurrió el domingo por la noche se denomina técnicamente bifurcación tipo saddle-node en la jerga del análisis de sistemas dinámicos. Nuestra permanencia en primera pasó de una condición inestable a una perfectamente Lyapunov-estable en cuestión de escasos minutos. De tener a los sanjuaninos a ocho puntos---i.e. menos de tres partidos---pasamos a tenerlos a catorce, configurando una estabilidad difícil de discutir.

Es por todos conocido el hecho de que el fóbal, si bien sigue estrictas leyes diferenciales, presenta comportamientos hermosamente caóticos como decía el finado Lorenz (aquel de las mariposas): sensibilidad a condiciones iniciales y trayectorias no periódicas. Así que si a cualquiera de los que estuvimos en la cancha nos decían "Conde de titular enfrentado al Yagui que viene de ganarle a Unión... ¿cómo sale el partido?" no teníamos más remedio que responder un lacónico "no sé".

Mismo truco que contra Lanús: córner en contra y dejamos tres para la contra (esta vez tengo más testigos que en la fecha anterior) mano a mano con los defensores. Es una cuestión de ver quién bluffea primero, si el defensor sube para que el delantero baje o viceversa. Incluso me pasaba a mí en épocas de mozo. A veces uno andaba con ganas de bluffear y a veces no. Bueno, otra vez el marcador de punta decidió dejar su marca e ir a buscar el área rival. Aunque no cabeceó, puso un centro para que otro lo haga sin quedar en off-side. Uno a cero y a comerla. Tras cartón, apareció el otro de los factores cuya sensibilidad es una de las más grandes en la solución del sistema dinámico: el ámbitro. Expulsión de Fissore en el primer tiempo y a remar un uno a cero en contra con un sólo volante central. Planteo arriesgado pero era lo que había que hacer: necesitábamos esa bomba anímica que nos dio el Johna con Lanús antes del entretiempo. Como eso nunca pasó, no sucedió lo mismo que en la fecha pasada. El segundo tiempo fue del equipo del Yagui, que tocó y atacó como quiso, despilfarrando goles casi hechos. Nuestra plaza en primera se iba inestabilizando a medida que pasaban los minutos.

Pero, como siempre debería suceder, jugar de local tiene eso que hay que aprovechar. El aliento de los trapos desde Víctor Manuel y las puteadas al referí desde Primera Junta hacen que el equipo tenga que ir para adelante como sea. Y de ese "como sea" salió la jugada del primer penal, que era gol de Albertengo si no lo cruzaban. Y también de ese "como sea", también a los tumbos, salió la jugada del segundo penal, a la cual le dedicamos implícitamente el párrafo aparte de hoy.

Párrafo aparte de hoy: los árbitros en general y Lousteau en particular. No es la primera vez que me dan ganas de cruzar el tejido y cagar a trompadas a un referí. El domingo me pasó con la expulsión de Fissore (y me había pasado en el partido con Lanús del Inicial 2012). Así que puedo calcular cómo se habrán sentido los sanjuaninos, máxime teniendo en cuenta el largo viaje de vuelta que tenían (comparar con la vuelta de Argentinos en el 2005, para no decir nada sobre las dos de La Plata). Pero considerando que fue una jugada en la cual no hay opiniones unánimes, en la que no sólo Lousteau sigue sosteniendo que fue penal sino que incluso Elizondo también lo sostiene, que a Fissore lo echan con roja directa en el primer tiempo y que San Martín erró varias ocasiones que hubiesen definido el partido, que vengan a decir que Grondona levantó el teléfono, que estaba todo arreglado de antemano, que Independiente que yo cuánto y que siempre benefician a Atlético es una pelotudez astronómica, para no decir atómica. Dejen de joder y sigan mirando el Argentino mientras festejan los goles de Silva por televisión.

Queridos celestes, la próxima nos toca con los tocayos del mismo barrio. En la previa podemos decir que es un partido perdible y que ya estamos encaminados así que no pasa nada. Pero, queridos celestes, recuerden que en el banco tenemos a unos tipos que se parecen más a Borges que a Cohelo, mientras que del otro lado va a estar un tipo que se fue al descenso en Parque Ilolay. Attenti.

 

Un saludo para toda la banda cremosa
uno


Dejá tu comentario sobre el texto:

Ver textos anteriores