FECHA 14º: ATLÉTICO DE RAFAELA 0 - ESTUDIANTES DE LA PLATA 2

La confianza mata al gato

(20/05/2013) Hola! Yo soy uno, y quiero compartir las sensaciones que me dejó el último partido de la Crema...

Así como cuando uno sale de joda haciéndose el langa y termina rebotando hasta con las gordas más feas, así nos hicimos los locos de "ay si total estamos cuartos y Estudiantes viene último", "ay si jugamos fantástico y de local ganamos seguro", "ay si total nos cobran dos penales sobre la hora"... Sí, ay ay ay.

Bueno, el chiste es que salimos a jugar el partido pensando que ya lo teníamos ganado y lo cierto es que tocamos la pelota cuando movieron López y González y nunca más la volvimos a tocar hasta que no terminó el primer tiempo y Braña se la dio a Ferro para que se la alcance al salame del árbitro. Parecía que los muchachos estaban entrando en calor con ese jueguito que hacen entre los conos.

Literalmente, nos hicieron la galga. Ah, y de paso el negro ese nos clavó un gol a los cinco minutitos. Como el payaso plin plín. Como nunca esperaba yo que terminara el primer tiempo y que Burruchaga haga lo que hizo en Quilmes, en Vélez (frente a Boca), en All Boys, en Lanús... Y sé que si hacíamos un gol y empatábamos, me iba a sumar a la larga lista de gansos que dicen "que grande Burruchaga, vieron que yo sabía, con garra Atlético pudo empatar, el fútbol bla bla ba". Y es que eso es lo divertido de escribir estas gansadas y por eso lo hago (como casi todo lo que hago en mi vida): por la diversión (traducción poco feliz del inglés "for the fun"). Así que como no empatamos sino que además nos clavaron otro sobre el final, puedo decir lo que se me canta.

Y la explicación que le encontré es que confiados como veníamos, que venga el último y de visitante te haga un gol al toque y después te saque la pelota y te la toque (sic) todo el tiempo medio que te pone un toque (bueno ya está) nervioso. De otra manera, no se explicaque un tipo profesional saque mal un lateral cuando los veníamos apretando con más empuje que fóbal. O que el salame del árbitro haga sacar a todo el equipo con sus malos fallo (era decididamente malo, cobró cualquier cosa para los dos lados). O que en una de los pocos tiros libres que tuvimos para llegar al área el que patea no pueda pasar al primer defensor por arriba. En condiciones normales, es decir jugando de local, tranqui y tal vez ganando uno a cero, nada de eso sucede. El Sábado sucedió, perdimos tres puntos y ahora a volver a remarla. Porque este partido era uno que ya contábamos como adentro. Quedan cinco fechas y tenemos cuarenta y un puntos (noventa y uno en total). Invito al amable lector a hacer memoria (o confiar en you-tube) y recordar que cuando fuimos a jugar con Godoy Cruz allá en junio del 2012, teníamos cuarenta y siete. Y si perdíamos, afuera que llueve. Yo sé que este año contamos con la muy útil ayuda de Unión y de San Juan. Pero como dijo Aníbal Fernández: "Guay". Revisemos el fixture y tachemos: River de visitante, Colón de visitante, Newell's de local. ¿San Lorenzo de local? Difícil. ¿Vélez de visitante? Difícil. Era este partido el que había que ganar para llegar a noventa y cuatro que hacía un total de ciento cuarenta y uno. Ay, ay,ay.

Párrafo aparte para el aguante de la barra. Una de cal y una de arena, que aunque no sé cual es la buena (si la de cal o la de arena), sé perfectamente que la buena fue la aparición de un lindo trapo. A lo Copperfield, se desplegó con la cabecera casi vacía y cuando lo sacaron... ¡guooop! ¡Magia! Ahí estaba la barra de los trapos alentado como siempre. La mala, ponerse a hacer tiempo tirándole rollos de papel al Guille Sara. No es estupidez de un sólo loco, porque tiraron banda de rollos y de a dos o tres por vez, así que eran varios lo salames. Si alguien me explica la racionalidad de molestar a tu arquero a los treinta del segundo tiempo perdiendo uno a cero de local y mal que mal atacando a los ponchazos, se lo agradecería. Tal vez me estoy perdiendo de algo.

Bueno estimados, se viene River en Belgrano. Es cierto que no le pudo ganar a Unión, pero también es cierto que nosotros nunca le pudimos ganar. Y no creo que acepten arreglar un empate como la última vez. Tampoco creo que Barovero se deje hacer un gol como cuando atajaba en Vélez e hizo la gran "manos de humo" para que Carignano descuente de cabeza.

Vamos a tener que remar despacito a ver si sumamos algunos puntitos más. Pero no pierdo la esperanza de salir del Monumental como salimos de la cancha de Tigre, cantando "yooooo soy celesteeeee..... yoooo soy celesteee" con la musiquita de sobreviviendo. Porque estamos para eso y no para estar cuartos, al menos por ahora. A no confiarse.

Un saludo para toda la banda cremosa
uno

 

Dejá tu comentario sobre el texto:

Ver textos anteriores