FECHA 19º: VÉLEZ SÁRFIELD 2 - ATLÉTICO DE RAFAELA 1

Con el hilo en una pata

(24/06/2013) Hola! Yo soy uno, y quiero compartir las sensaciones que me dejó el último partido de la crema...

Vuelvo a repetir. Soy uno. No soy ni el webmaster de la página de Atlético ni ninguna otra persona con nombre y apellido. Soy uno. Así que si, oh estimado lector, no te gustan mis sensaciones ni mis opiniones sobre el último partido de la crema expresadas bajo la forma de una columna semanal en lacremaesdeprimera.com.ar entonces tenés dos posibilidades. La primera es dejar de leer en este mismo momento y ponerte a mirar fotos de minitas en fasbok, que bien buenas y atorrantas que están (para no mencionar la posibilidad de abrir una sesión de private browsing y clavarte un guante con algún video de brazzers). La segunda es putearme de arriba abajo con expresiones del tipo de "sos un terrible pelotudo" o "andate a la puta que te parió", que pueden ser simplemente enunciadas para que se las lleve el viento o pueden ser tipeadas en los casilleros de abajo o en fasbok. En cualquier caso, el destinatario se escribe así: uno.

Aclarado este punto que valió la retirada de mi última columna luego del vergonzoso empate ante Colón, paso a aclarar también que me fui de viaje el día siguiente y no sólo no pude ver el partido con Newell's sino que me tuve que desayunar que tampoco podía ir a Liniers a seguir mitad en vivo mitad por radio el desenlace del torneo tal como como hace un año en Mendoza. Empero, tal como hace un año en Mendoza donde el sábado me había instalado en la pieza del hotel muñido de una botella de vino y del correspondiente control remoto para saltar entre los cuatro partidos que definían el Nacional B, hice lo propio pero esta vez había una diferencia crucial: el año pasado me chupaba un huevo si ascendía River o Central. Este año, la suerte de mi corazoncito estaba en juego desde el canal 120 hasta el 122 de la grilla de DirecTV.

Tal como en el partido con River, ya cuando vi la alineación tenía ganas de cambiar de canal. Y efectivamente eso fue lo que hice esta vez que podía hacerlo, instalado cómodamente en un sillón como un buen burgués con el golpista Clarín abierto de par en par en lugar de estar cagado de frío en una hostil tribuna visitante. Así que del partido no voy a opinar, mitad porque lo vi de a ratitos y mitad porque por televisión se ve bien poco y las conclusiones que uno (o sea yo) puede llegar a sacar estarán seguramente sesgadas por lo que el inconsciente absorbió de los comentarios de Perfumo.

Pero lo que sí me voy a permitir es hacer algunos comentarios generales sobre la campaña 2012/2013 de la crema en Primera. Lo primero que voy a hacer es repetir el título de esta mirada. Nos salvamos con el hilo de una pata, y lo más triste de todo es que fue por la tremenda mano que nos dieron Unión e Independiente primero, y el pobre San Martín del Yagui después. Quedamos dos puntos por encima de San Juan y medio punto por debajo de Argentinos. Ergo, un ligero soplido (por ejemplo que haya habido dos descensos y dos promociones en lugar de tres descensos) y teníamos que volver a la B. Desde cualquier punto de vista esta campaña no fue exitosa. Que los otros sean peores no implica que uno no sea malo. La mediocridad ajena no es excusa para negar la propia. Logramos sumar noventa y tres puntos, que son siete menos que lo que uno esperaría de un equipo de mitad de tabla. Piensen, por favor, lo grande que nos quedan siete puntos más! Nos rompimos el orto para lograr un punto y ni siquiera lo pudimos obtener. Nos faltan siete más! Poco menos que infinito en estas condiciones. A modo de comparación, tanto Independiente como Newell's comenzaron la temporada con noventa puntos. Si bien tenemos tres más, es sólo un partido. Y, al día de hoy, estamos más cerca del Tolo Gallego que del Tata Martino. Y si Prediger no tenía razón sobre que éramos el peor equipo del torneo, estaba ahí nomas. Quien quiera desmentirlo, que nombre uno peor. Y de paso, que busque las miradas anteriores y miren si no pasó lo que yo decía que iba a pasar. Los dos puntos que nos separaron del descendido San Martín vienen de aquel segundo penal que nos cobraron a favor y que nos dio una de las más inmerecidas victorias del torneo. Ojo! Inmerecida por el trámite del juego, no porque Lousteau haya estado arreglado ni ninguna de esas gansadas que salió a decir la gilada por ahí. Pero esos dos puntos que ganamos (más los dos que les quitamos a San Juan) fueron los que hicieron la diferencia entre Primera y la B. Y, me duele decirlo, fue inmerecida.

De cualquier manera, queridos celestes, la principal conclusión es que de una u otra manera seguimos siendo de primera, que no es poca cosa. Y que los que tenían listas las bombas se las vas a tener que meter una a una en el orto, con mecha y todo. Porque una cosa es festejar salvarse uno (o sea yo) del descenso por dos puntos y otra es festejar que otro se va a la B. Y si bien no hace falta ser Messi para decir que Ferro no puede jugar en forma profesional al fútbol, hay que ser bastante cararrota para alegrarse por un descenso Primera A->Nacional B cuando se es hincha de un club que juega, con suerte, en el Argentino B. Yo sé que estos indeseables no leen estas líneas, pero igual les mando el siguiente mensaje: ustedes son unos pobres diablos que me dan asco. Y les voy avisan que si, como suelen hacer, quieren frecuentar la tribuna de calle Urquiza, esta vez van a tener que dar su nombre y dirección primero y poner los deditos después. Así que vamos a saber cabalmente cómo se llaman los pobres diablos que viven en Rafaela y disfrutan del fútbol de Primera División a costa del laburo de otros. Por un lado me gustaría que directamente se prohíba el ingreso de estos ingratos que se dicen "hinchas" de clubes de Buenos Aires y que en su puta vida vieron al equipo en sus visitas a Rafaela entrando por el Parque de los Eucaliptus. Pero por otro me gustaría que vengan, primero para que sepan lo que es Atlético y segundo para poder ir a cagarlos bien a trompadas como se lo merecen por lo pobre diablos que son.

Finalmente, pequeño párrafo aparte para la también pequeña gresca que todos tuvimos la oportunidad de ver por Canal 9 una vez terminado el partido. No sé qué pasó ni sé si hay alguna historia detrás de la discusión. Pero si me apuran y tengo que poner las manos en el fuego por alguien, no duden que voy a bancar al hincha por sobre todos. Por sobre los jugadores, por sobre el técnico y por sobre los dirigentes. A ese hincha que tiene más asistencias a los partidos que los jugadores, que se la pasan meses lesionados sin aparecer. A ese que viaja a Buenos Aires en un bondi que va a ochenta o que tiene que ir a Mendoza en avión porque tiene una reunión el lunes y no puede faltar. A ese al que le duelen los goles en contra como le dolería un cuchillazo en el pecho. A ese que pasa una semana sufriendo después de una derrota. A ese que no pudo dormir por tres días después del 0-3 en La Plata. A ese que pasó su infancia en el club. A ese que se comió veinte años en el Nacional. A ese que festeja un gol como un energúmeno colgado del tejido. A ese que se largó a llorar con el gol del Chipi en Mendoza y con el del flaco Castro en Tucumán. A ese que estuvo en Concepción del Uruguay siguiendo al equipo del Lechu. A ese que se emocionó en Jujuy. A ese que sufrió con la moneda. A ese, que sos vos y que soy yo.

 

Celeste, mi buen amigo, definitivamente la campaña 2013/2014 volveremos a estar contigo. Te alentaremos de corazón. Esta es la hincha que te quiere ver campeón. No me importa lo que digan. Lo que digan los demás. Yo te sigo a todas partes. Cada vez te quiero más. Nos vemos en la primera fecha, con el laúd bien templado y la voz pronta para cantar el mejor verso desde la tribuna de Víctor Manuel.

Un saludo para toda la banda cremosa
uno

Dejá tu comentario sobre el texto:

Ver textos anteriores